sábado, 31 de octubre de 2009

Ayer y hoy de un árbol




Hoy no pongo la tercera entrada de la lista de alegrías, porque leí en el space de mi amiga Carmen (http://carmenxubcn.spaces.live.com/ ) una entrada que me encantó, comparto totalmente lo que ella dice, y les animo a que la lean, su título es, A mí me lo enseñaron mis padres.

Para no repetir lo que ella comenta, sólo les pondré el ejemplo del árbol. En abril del 2007, yo puse una entrada con una foto de una Mimosa, y contaba como unos niños la habían golpeado para hacer caer sus flores. Bien, ya dije en esa entrada lo que pensaba. El año pasado por el mismo mes, de paso para el Súper, me fijé que era una preciosidad de flores, pensé sacar una foto de nuevo, pero al llegar a casa me despisté. Al siguiente día bajé con mi cámara para tener un recuerdo de dicha Mimosa. Cuando llegué me quedé muda, no tenía ni una sola flor, todas caídas sobre el suelo, formaban una inmensa alfombra de color amarillo, no daba crédito a lo que veía. En ese momento se asomó a la ventana la misma vecina del año anterior, le pregunté que le pasó al árbol y me dijo que de nuevo aparecieron unos niños con palos, y empezaron a golpear salvajemente a la Mimosa para tirar sus flores, ella y su madre les llamaron la atención, pero los niños, de unos doce años lo hacían peor, su madre nerviosa les gritó que iba a llamar a la policía, entonces se fueron. Cuando varios vecinos contemplaban el destrozo del árbol, aparecieron un par de esos niños acompañados de sus padres, los cuales, insultaron a esta señora mayor, y al resto de los vecinos, por “asustar” a sus hijos con la policía. ¿Qué les parece? El árbol les importó un pimiento. Pues ya ven, a estos señores no les importó, pero al árbol si, no resistió la segunda paliza y aquí les dejo el resultado. Un árbol menos, y unos padres que están ayudando a convertir sus hijos en auténticos monstruos, y que conste que no hablo de jaloguin, que de eso prefiero ni hablar. Buen fin de semana.

Me acabo de enterar que ya empezó la campaña de recogida de regalos en una caja de zapatos, una idea que surgió el año pasado gracias a Imaginarium, la Fundación Antena 3 y Mensajeros de la paz.. Ya comenté la ilusión que me hizo llenar la caja con pequeñas cosas que podían hacer feliz a un niño. A todos nos sobra una caja de zapatos, así que a ponerla bonita, dejar un juguete dentro y entregarla antes del 14 de noviembre

7 comentarios:

  1. No sé Pepi, no entiendo la diversión de machacar un árbol pero bueno hay tantas cosas que no entiendo ni entenderé del ser humano... A veces pienso que la naturaleza no debiera de consentirnos tanto,que fuese como en las pelis de ficción, que saliese una mano de la tierra y nos diera una buena bofetada porque dejándonos a nuestro aire ya vemos que no vemos nada...
    Recuerdo lo de las cajitas del año pasado, vuelven éste? Pues venga. Una para tí rellena de todo el cariño del mundo : )

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya tela! Hemos llegado a un punto que da miedo...Esta sociedad está creando mounstruos... Tanta violencia, tanta falta de respeto... y luego te denuncian si le das una bofetada a tu hijo por querer encarrilarlo. En fin...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Como dijera mi jefe, estamos construyendo Frankensteins o bien como dice Lewis "monstruos". A medida que pasa los años todo cambia Pepi y es una verdadera pena que algunas sean para mal. ¿Sabes dónde me di cuenta sobre esta situación de las nuevas generaciones Frankeinsteins?... Hace un par de años cuando di clases en un colegio particular catolico. Llamaba la tención a niños que no entregaban tarea y al dia siguiente el padre de familia se presentaba para reclamarle el porque habia regañado al niño... Y es ahi donde dije "los padres de familia en lugar de apoyar al maestro, se unen en la flojera con el niño". Me dije a mi mismo son padres de familia que no le sinteresa la educación de sus hijos :( ... Me desilucioné mucho...

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. Qué buena idea la de la caja de zapatos con sorpresas. Con poco, se puede hacer mucho.
    La anécdota del árbol y las flores caídas es una clara muestra que los niños cosechan lo que nosotros en ellos sembramos. Si es amor, cosecharán amor, si es barbarie, será barbarie.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Aaayyy Pepi, uno ve cosas que se queda preguntando la razón de su acción, un árbol que te da cobijo, que adorna, que da frutos, dime tú qué daño puede hacernos? quizá estos niños descargan su propio dolor, quiza tambien a ellos les han azotado o quizá buscan la atención que nadie les ha dado...
    Los árboles mueren de pié, una obraq de Casonas, la leiste? te la recomiendo mujer bella.
    Un beso
    Cuídate un mundo
    Anny

    ResponderEliminar
  6. Pufff, buena estoy yo hoy para comentarte lo que me parece lo del árbol...
    Qué te parece reventar por dentro a una burra a golpes, meterle palos por el ano y dejarla, aún sin morir, colgada de una marquesina?
    Hoy estoy negra...Hay cosas que jamás entenderé.
    :(


    Un besito


    Lala

    ResponderEliminar
  7. Lo del árbol causa escozor, creo que nadie toma conciencia de que la naturaleza ganará la última batalla. Lo de la caja de zapatos con sorpresas me parece genial. Muy buen post.¡ Felicitaciones! . Un abrazo

    ResponderEliminar