lunes, 28 de diciembre de 2009

Espectáculo callejero


Ayer paseando por la calle Triana, me encontré de pronto con un chico joven que vestido de frac, le tiraba el sombrero a las personas y estas al devolvérselo, él saltaba de forma que el sombrero le cayese en la cabeza, poco a poco las personas se fueron parando, yo también. Lo que empezó como algo curioso se convirtió en un espectáculo de casi una hora, en el cual, participamos y nos reímos de lo lindo, sobre todo los niños, lo pasaron genial. El chico de nacionalidad argentina, confesó tener 34 años, dijo que siempre le gustó lo que hacían los payasos, y que desde hace un par de años sus espectáculos les gusta hacerlos en la calle. Para mí fue muy bueno, prueba evidente, es que pese a durar tanto, nadie se marchó. Al finalizar, o mejor dicho antes de acabar con el sin par tartazo, que le debía tirar un niño, él explicó que era su forma de ganarse la vida y pasó el sombrero. Las cosas no están como para dar mucho, pero yo le di a razón de lo que me gustó su espectáculo, ya que pasé una hora muerta de risa, probablemente en el cine no lo hubiese pasado mejor. Sin embargo me llamó la atención dos cosas, la primera que los niños, le pedían dinero a sus padres e iban corriendo a ponérselo en el sobrero, no esperaban a que él le diese la vuelta al corro que se formó, lo cual me demostró que los pequeños eran agradecidos, la segunda, que antes de poner el sombrero en el suelo, el chico comentase que allí dentro, alguien había puesto un céntimo, él se permitió hacer un chiste de una provincia con fama de tacaña, al mismo tiempo que agradecía a las personas que valoraron su trabajo. Yo me quedé pensando en lo que he comentado otras veces, que los que tienen menos suelen ser más generosos, que los que tienen mucho. Si una persona se gasta tres euros en un paquete de tabaco, que menos, por casi una hora de espectáculo, donde te has reído y participado. Digo yo.
Cuando se fijó que le sacaba fotos, se puso a posar para mi, yo del apuro, las saqué movidas.

12 comentarios:

  1. PEPI..cúanta razón tienes.Primero en la generosidad de los niños y segundo en lo que nos cuesta ofrecer....vivimos en una sociedad meramente consumista y egoísta,una pena.
    Te dejo un regalito en mi casa.besotes.MJ

    ResponderEliminar
  2. jajajaja, hay que ver Pepi, que coscorrón te voy a dar, encima que se te pone a posar y las sacas movidas, jajaja, ainss, que bueno.

    Sobre la tacañez, pues que te voy a decir, será que hay gente que no sabe muy bien valorar lo que realmente es una inversión, como por ejemplo, una hora de sonrisas. Pero en fin, que le vamos a hacer, te todo tiene que haber en la viña del señor.

    Hay que ver lo entretenida que es tu ciudad, entre violinistas y malabaristas uno solo tiene que salir a la calle para pasarlo bien. Aquí, hija mía, o yo me muevo por donde no toca o es que solo veo de vez en cuando a los gitanillos del organillo y la cabra, si ejkeee... jeje

    Un abrazote

    ResponderEliminar
  3. Los niños siempre nos hacen ver aquello que hemos perdido o vamos perdiendo.
    Creo que una sonrisa no tiene precio, pero en estos casos se le puede poner el que uno bien pueda aportar :D
    Todos tenemos que comer todos los días, no?
    Quizás si la gente lo mirara desde ese punto...
    A mi me encantan estas cosas en la calle, le dan una alegría especial a la ciudad, verdad?
    :D


    Un besito y felices días!


    Lala

    ResponderEliminar
  4. Aqui en Barcelona, hay cantidad de músicos , mimos y artistas por las calles, de ser el ayuntamiento tuvo que poner freno y dedicó unos espacios en las calles y metros para que se practicaran de una manera organizada todo ese sin fin de arte acumulado, pero como siempre quien no corre, vuela, y sé que los mimos de las Ramblas es una mafia, que los músicos del metro tambien, y al final ya no sabes si dar o no dar, pues igual el pobre artista al final se quedara tambien sin comer y seran los mafiosos los que llenen sus arcas.

    Que suerte que en tu ciudad todavia sean libes de actuar sin estar sometidos, y que las risas que provocó, no fuera llanto para él después.

    Y como dice Sinu, ayyyyyyyyy esos nervios, que tu eres genial y mo has de tener verguenza.

    Petonets de esos grandes y sonoros.

    ResponderEliminar
  5. A veces las cosas más simples dejan huella y nos conmueven mucho más que algo muy elaborado. El valor de la inocencia y de la improvisación, combinados, logran milagros.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Ay qué ver, Pepi, para una vez que posa y las sacas movidas, jajajaja.
    Pues sí, no lo dudes, ya lo hemos dicho muchas veces, cuando más se tiene más se quiere y, por tanto, más se ansía tener y menos desprendida es la gente. Pero, bueno, me alegra ver que todavía queda gente menuda y grande a la que le gusta apreciar el trabajo de los demás y los buenos ratos que otros nos hacen pasar.
    Creo que me voy a mudar a tu tierra, aquí el único espectáculo que tengo es el de los vecinos de la Comunidad, jajaja.
    Besos¡¡

    ResponderEliminar
  7. Desde luego y aunque suene a un conocido anuncio, una hora de sonrisas no tiene precio, así que no habría que llenarle un sombrero sino un camión de ellos. Muchas veces pienso que las manos están mal puestas, deberían de salir del corazón, quizás otro gallo nos cantaría... jaja pero cielote mío? pa' alguien que colabora y posa, vas y te me pones nerviosa? jajajaja. Sabes, no se nota nada, solo hay que mirarlas como con las manos... Un abrazo más que fuerte sí? y por si no me diese tiempo a volver antes de unas campanadas que yo me sé: FEliz Año! 2010 besotes y todo mi cariño para tí y los tuyos. Lo mejor y solo lo mejor para vosotros! Y no os movaís para la foto XD. TK

    ResponderEliminar
  8. Juasss!!!

    Me imagino como la habrán pasado esa hora en el que el muchacho regaló un momento de su tiempo para compartir con toda esa gente que sin duda alguna disfrutó del espectaculo callejero !!!

    Hay gente humilde que tiene mucha chispa y bien lo dices son las más generosas !!

    ResponderEliminar
  9. que bonito Pepi....¡ hiciste bien...
    es arte callejero...y muchas personas no lo ven aunke se lo topen delante de los ojitos...
    menos mal que tu "VES"....
    com ess ojitos que tienes en el alma...que ni necesitan bifocales ni nada...
    :-)

    ResponderEliminar
  10. jajaja que bueno! yo estuve grabando un video a unos músicos callejeros, el video esta por mi blog, y también me puse algo nervioso, no salió lo bien y cerca que yo hubiese querido...

    ResponderEliminar
  11. Jejejejejejeje, no me extraña que te salieran movidas, a mí me hubiera pasado lo mismo ^_^

    Besotessssssssssss

    ResponderEliminar